jueves, 4 de abril de 2013

Del capitán del Titanic asta lo absurdo y cobarde del comportamiento del Avestruz.

El capitán del Titanic

Estudiosos del hundimiento del Titanic afirman que el capitan Edward John Smith actuó de forma negligente y es el único responsable de la tragedia ocurrida hace 100 años.
Según los testimonios de algunos supervivientes, Smith cenaba tranquilamente con ricos y famosos pasajeros, cuando la nave chocó con un iceberg.

Al marino, con más de 30 años de experiencia, se le acusa de una reacción tardía ante la grave situación, además de mantener la velocidad del Titanic confiado en la leyenda de que el barco era "indestructible".

Por deformación profesional desarmarlo todo es mi sino, mi razón de vivir, sigo mirando al mundo como cuando pequeño, el porque el  como y sobre todo hay algo, muy llamativo en los funcionamientos, el siseo, el chirrido; esos ruidillos que hacen que haya tensión, que reste armonía al funcionamiento de cualquier sistema, maquina o mecanismo.
Esta introducción, el que en este post y referido o continuado con la tragedia del Titanic no es precisamente una melodía para cualquier oído, pero, continuo y dejo esa grande que es: “quien tenga oídos oiga”.
Hace poco más de cien años un intrépido, profesional y confiado capitán al cargo de un barco, de una leyenda, el indestructible Titanic, estaba tan orgulloso, tan dichoso y confiado en si mismo como en su majestuoso e imponente Buque, que cuando le avisaron que se acercaba a aguas peligrosas, que estaba navegando entre icebergs, se limitó a brindar con sus apuestos y acaudalados contertulios, con esos que seguramente eran de reciproca admiración, supongo que con prepotencia, con solo decir eso de estén tranquilos que con este buque no puede un trozo de hielo, igual en su copa tilintearía un derretido cubito al decir esto.
Lo sucedido ya hace que se sabe.
La realidad es algo así como ese iceberg que hundió al Titanic, siempre es igual, vemos esa cresta, pero debajo, bajo la aleta está el tiburón.
Estos tiempos que corren, y voy más allá de una localización concreta, no en vano para quién no lo sepa, hay en el mundo armas nucleares para la destrucción total del planeta como 20 veces incluso más, dado el secretismo militar no me extrañaría que fuere el doble; así pues en un absurdo trance, en más de 60 conflictos bélicos como en estos días se suceden a lo largo y ancho de la Tierra, de la Madre, o a esta altura hay alguien que pueda rebatir esta afirmación, después de tantos miles de millones de años constante armonía, en perpetua mejora evolutiva… ¿podemos sustituirla por hormigón y acero y prescindir de ella, de los ríos de los mares?
Este Planeta; Como la sociedad, como el mismo cuerpo humano, es cuestión de armonía, de ese ajuste perfecto, sin tensiones, ni las que están por encima, las aletas de los tiburones, la cresta del iceberg, el capot de tu coche… asta debajo, donde está realmente los engranajes del sistema, donde se originan los chirridos, el desgaste, en mecánica cuántica lo que no puedes demostrar con relativa facilidad pero si da relativos y contundentes resultados, el que hundió al Titanic, o el que ves cuando pisas el acelerador, desplazamiento.
Para acabar; igual no es más que una visión muy mecánica de algo más transcendental, pero necesitaba reflejar algo así y descarté: (De lo absurdo de la conducta del Avestruz…); en este caso, y por mi innata condición de desmontarlo, mejorar y engrasar todo mecanismo, he redactado así, solo añadir que en línea absurda, por no llamarla Kamikaze está el creer que hay torres que jamás caerán, como que todo es para siempre o como me va a suceder a mí eso.
PD; Es curioso que quienes podríamos ser felices por nuestra auto dependencia, “no he dicho autosuficiencia”, peleemos más que quienes en su absurdo e imitado comportamiento del avestruz vive en la inopia real y encima a esa inhumana e inmoral situación lo asume como REALIDAD.
(Quien tenga ojos vea, quien tenga oídos oiga y quién alargue la mano tendrá la mía).

No hay comentarios:

Publicar un comentario